NEGOCIACIÓN URBANA / Suma de voluntades

por Jon Aguirre Such

por Jon Aguirre Such

Negociación: «Tratos dirigidos a la conclusión de un convenio o pacto»Definición de la RAE

La Negociación Urbana es un proceso. Un proceso abierto, dinámico, participativo. Un proceso que supera el de participación ciudadana y cuya máxima fundamental es la ciudad, de los ciudadanos.

La Negociación Urbana implica a todos los actores que participan en el proceso de construcción de la ciudad -ciudadanos, técnicos, políticos, medio y sector inmobiliario- y les propone un pacto, una nueva alianza entre ellos. Redefine sus roles e invierte los actuales porcentajes en el poder para la toma de decisiones (1). Traspasar el peso específico de los políticos a los ciudadanos y aumentar la capacidad mediadora, propositiva y ejecutiva de los técnicos. También requiere de un compromiso y un cambio de conducta de cada uno de los agentes: de los ciudadanos conciencia cívica, de los técnicos una metodología de trabajo transdisciplinar, de la administración y de los poderes económicos transparencia y para el medio un contrato natural (2).

La Negociación Urbana depende de tres voluntades: la política, la técnica y la económica. Un buen ejemplo de confluencia de estos tres factores y de Negociación Urbana sería el reciente proyecto para la remodelación del barrio de La Mina en Barcelona, que precisamente fue galardonado con el Premio Nacional de Urbanismo de 2006. Este es un proyecto ilustra muy bien el concepto de Negociación Urbana ya que las soluciones técnicas son fruto de un minucioso estudio de las necesidades sociales detectadas, una traducción urbanística de un potentísimo trabajo de campo guiado por antropólogos y sociólogos, un plan parcial cuyos efectos no se limitan solo a regulaciones urbanísticas, sino que perduran a través de trabajo social y talante participativo que toma su mayor expresión a través del Consorcio del barrio de La Mina.

La Negociación Urbana entra en conflicto con el actual planteamiento de gestión urbanística. El planeamiento de las ciudades, los Planes Generales son instrumentos estancos y difícilmente adaptables a los vertiginosos tempos de la ciudad y la sociedad. La Negociación Urbana requiere de nuevas herramientas de regulación urbana que potencien la transparencia, la democracia y la adaptabilidad. Es decir, requiere un cambio de paradigma en la práctica urbanística.

La Negociación Urbana es… ¿una utopía?

(1) Pedro Ortiz en su conferencia en la jornada inaugural deltaller “Procesos de Negociación Urbana” expuso que “mientras que en el resto de las democracias avanzadas la capacidad de decisión en las iniciativas públicas corresponde en un 70% a los ciudadanos, un 20% a los técnicos y un 10% a los políticos; en España, el poder efecto real en la toma de decisiones de ciudadanía es de un 5%, un 10% para los técnicos y un alarmante 75% para los políticos”. Para más información sobre esa ponencia ver crónica del taller.

(2)“El Contrato Natural”, Michel Serres (Ed. Pre-Textos)

Creative Commons License La Negociación Urbana como suma de voluntades is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.

Artículos relacionados

1 comentario

Ramiro 15 septiembre, 2009 - 12:28

Un clásico empezar con definicion de la rae. La verdad es q es bte triste q los porcentajes q comentas xa mi sean una realidad y xa muchos otros paises europeos sean una barbaridad.

Deja un comentario